February 21st, 2024

No se avergüence de buscar ayuda para una enfermedad mental

Por: Nevaeh Richardson

No es necesario mirar demasiado lejos para descubrir cómo las enfermedades mentales perjudican a las comunidades minoritarias. Desde personas fuera de nuestros hogares hasta miembros de nuestras familias, es probable que conozca a alguien que esté lidiando con una enfermedad mental. La pregunta es: ¿Estás haciendo algo para ayudarlos?

Hemos visto los titulares terribles demasiadas veces, con hijos e hijas que matan a sus padres, personas que entran en espacios abarrotados y disparan a personas inocentes, y otros casos que involucran a personas que supuestamente se “rompen” y se lastiman a sí mismos o a otra persona.

Al final, ¿somos todos inocentes? ¿O quién es realmente culpable, las personas que vieron venir las señales pero nunca hicieron nada al respecto? ¿Alguien simplemente “rompe” o es que muchos de nosotros estamos demasiado avergonzados o no estamos dispuestos a buscar ayuda para otros que tal vez no sean capaces de obtener ayuda por sí mismos?

Hablar de salud mental en la comunidad hispana no siempre es fácil. Es algo que a veces escondemos, y aunque podemos reconocer que está ahí, a menudo no se habla de cómo obtener ayuda para los miembros de nuestra familia con enfermedades mentales.

Si bien nuestra generación más joven está poniendo la salud mental en el centro de atención, la comunidad en general todavía tiene muchos conceptos erróneos sobre qué son las enfermedades mentales, de dónde vienen y cómo se pueden tratar.

Las personas con enfermedades mentales en las comunidades hispanas y latinas enfrentan desafíos para obtener ayuda, incluida la barrera del idioma, la falta de seguro médico, el temor por el estado migratorio o la creencia cultural de que la enfermedad mental es una debilidad.

Sabemos que nuestras experiencias de ser minorías en Estados Unidos dan forma a nuestra salud mental tanto en buenas como en malas formas. La familia, la espiritualidad, la música, la comunidad y muchas otras experiencias culturales compartidas pueden ser nuestras fuentes de fortaleza.

Sin embargo, parte de nuestras experiencias compartidas también incluyen el racismo, la discriminación, la violencia y la inequidad, todos los cuales tienen un impacto significativo en nuestra salud mental.

¿Por qué no buscamos ayuda para las enfermedades mentales?

Estigma

La idea de que las enfermedades mentales, a menudo hereditarias y producto de nuestro entorno, debilita la voluntad de una persona es la razón por la que tantas personas sufren en silencio. Esta supresión puede llevar a que alguien se haga daño a sí mismo y a sus seres queridos.

Según la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, solo el 34% de los adultos hispanos con enfermedades mentales reciben tratamiento cada año, en comparación con el promedio de los EE. UU. Del 45%.

Disparidades socioeconómicas

Las disparidades socioeconómicas son otro factor que influye en nuestra crisis de salud mental. Las minorías a menudo quedan excluidas de los recursos educativos, económicos, sanitarios y sociales.

Racismo y desigualdad en la atención de la salud

Históricamente, las minorías se han visto afectadas negativamente por el racismo y la discriminación en la atención médica. Los prejuicios y la incompetencia cultural son las principales causas de que las personas de raza negra y morena sean desatendidas o mal diagnosticadas. Esta es la raíz de la desconfianza entre ellos y los profesionales de la salud mental.

Hispanic News habló con una experta, Linda Stalters, fundadora de la Alianza de Estados Unidos para la esquizofrenia y trastornos relacionados.

HN: ¿Cómo pueden la familia y los amigos ayudar a un ser querido cuando comienzan a ver signos de una enfermedad mental?

Linda Stalters dise: Es muy importante ayudarlos desde el principio porque cuando se vuelven psicóticos no aceptarán el tratamiento porque piensan que no pasa nada. La mayoría de las personas presentan síntomas desde la adolescencia hasta la edad adulta. Para la mayoría de las familias, puede resultar difícil distinguir entre la adolescencia normal y el comportamiento anormal.

Si alguien se está aislando, si está mirando a su alrededor, viendo o escuchando cosas que no existen, o si tiene un poco de paranoia, esos son los primeros signos de que los padres deben llevar a sus hijos a un psiquiatra.

Si alguien comienza a actuar de manera diferente, es importante hacerse un examen completo. Se trata del cerebro, si alguien tiene un tumor cerebral, puede tener síntomas similares a los de una enfermedad mental.

Recursos de ayuda:

– El Centro Harris: https://www.theharriscenter.org/

– Red de salud comunitaria: https://mychn.org/services/bh/

– Salud y servicios humanos de Texas: https://www.hhs.texas.gov/services/mental-health-substance-use

– Instituto Nacional de Salud Mental: https://www.nimh.nih.gov/health/find-help/