Mitos sobre la vacuna COVID-19 refutados

(StatePoint)

 

Las vacunas contra la COVID-19 son abrumadoramente seguras y altamente efectivas para reducir el riesgo de enfermedades graves, hospitalizaciones y muerte. Desafortunadamente, la desinformación y los mitos generalizados continúan sembrando dudas, dejando a muchas personas desprotegidas.

Aproximadamente el 99% de las muertes relacionadas con la COVID-19 en la última ola, y la gran mayoría de los casos que involucran síntomas graves que requieren hospitalización, se dieron entre pacientes que no estaban completamente vacunados, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

“Con altos niveles de propagación comunitaria de la COVID-19, una vez más estamos peleando una guerra en dos frentes: contra el virus y contra la desinformación desenfrenada”, dice el presidente de la AMA (American Medical Association) , Dr. Gerald E. Harmon.

Éstos son algunos de los principales mitos que los médicos están escuchando y lo que usted debe saber:

–¿Pueden las vacunas contra la COVID-19 afectar la fertilidad? Los riesgos para la fertilidad o la capacidad de quedar embarazada después de recibir una vacuna contra la COVID-19 se refutaron a través de ensayos clínicos y puntos de datos del mundo real. Si bien no hubo una orientación específica para las mujeres embarazadas en los ensayos de vacunas, varias participantes quedaron embarazadas sin problemas mientras duró el ensayo y no se ha demostrado un impacto en el mundo real en la fertilidad. Además, la COVID-19 en sí misma conlleva riesgos significativos para las mujeres embarazadas, incluidos mayores riesgos de parto prematuro y muerte fetal, así como mayores riesgos de hipertensión y neumonía para las mujeres embarazadas. Tampoco hay evidencia que demuestre que las vacunas contra la COVID-19 afecten la fertilidad masculina.

–¿Pueden las personas vacunadas “desprender” proteínas espiga, afectando a las personas cercanas a ellas? El desprendimiento de la vacuna solo puede ocurrir cuando una vacuna contiene una versión debilitada del virus. Ninguna de las vacunas de la COVID-19 autorizadas para su uso en los Estados Unidos contiene un virus vivo, por lo que no es biológicamente posible que una persona vacunada afecte a una persona no vacunada por cercanía o por “desprender” proteínas espiga.

–Ya he tenido COVID-19. ¿Necesito la vacuna? Sí, los datos muestran que las personas no vacunadas tienen más del doble de probabilidades de volver a infectarse con COVID-19 que aquellas que estaban completamente vacunadas después de contraer inicialmente el virus. Ponerse la vacuna es la mejor manera de protegerse a usted mismo y a quienes le rodean.

–¿Por qué necesito la vacuna si son posibles las infecciones postvacunación? Algunas personas completamente vacunadas aún se enfermarán porque ninguna vacuna es 100% efectiva. Sin embargo, los datos demuestran que la vacunación puede hacer que los síntomas de COVID-19 sean menos graves. También se ha demostrado que las vacunas proporcionan una protección sustancial contra la muerte y la hospitalización en casos de infección postvacunación.

–Soy joven y saludable. ¿Realmente necesito la vacuna? Muchas personas jóvenes, previamente sanas, se han enfermado gravemente o han muerto a causa de la COVID-19, y esas cifras están aumentando con nuevas variantes más transmisibles. No hay forma de predecir cómo responderá usted a la infección. Además, las vacunas ayudan a evitar que usted porte el virus y lo transmita a otros. Reducir el número de personas no vacunadas mitigará la transmisión del virus.

–Tengo alergias. ¿Debería preocuparme por una reacción a la vacuna? Ha habido informes muy escasos (2.5-5 personas por millón) de reacciones alérgicas graves (anafilácticas) a las vacunas COVID-19. Tener reacciones alérgicas graves a ciertos alimentos, picaduras de abeja o medicamentos orales no significa que tendrá una reacción alérgica a una vacuna de la COVID-19. Los sitios de vacunación están preparados para evaluar y manejar estas situaciones de modo individual.

Se puede encontrar más información basada en hechos sobre las vacunas visitando cdc.gov o DeTiDepende.org.

“La evidencia en torno a las vacunas es muy clara: son seguras, efectivas y ayudarán a protegerlos a usted y a sus seres queridos de la COVID grave y la muerte”, dice el Dr. Harmon. “Si tiene preguntas sobre la vacuna, su seguridad o efectividad, hable con su médico. Estamos aquí para usted, ansiosos por responder a sus preguntas y protegerlo de este virus”.